Mallas antideslizante para bajo alfombra

bajo alfombra antideslizante - Mallas antideslizante para bajo alfombra

Muchas veces me pregunta como se colocan las mallas antideslizantes para bajo alfombra. No es ninguna ciencia. Solo hay que comprar la malla, cortar a la medida de la alfombra. La malla se coloca abajo de la alfombra. No hay que coser. Solo se pone abajo de la alfombra y listo.

antideslizante para alfombra - Mallas antideslizante para bajo alfombra

Las alfombras chicas en pisos muy pulidos,  pueden ser peligrosas porque se mueven al pisarlas, especialmente cuando se va con prisa, pudiendo provocar  caídas y accidentes tontos.

Una opción sensilla para salir del paso, es poner  una cinta adhesiva de doble cara, pero esta opción deja marcas en el suelo, especialmente si es de madera, y además impide mover las alfombras a la hora de la limpieza.

La mejor opción es la malla antideslizante que es muy fácil y cómoda de usar. Basta con poner debajo de la alfombra la malla, sin pegar, sin coser ni sujetar de ninguna manera  y la alfombra queda fijada perfectamente al suelo. Hay que tener en cuenta que la malla debe cubrir toda la superficie de la alfombra, cortando con una tijera normal la malla para adaptarla al mismo borde.

Si necesitamos mover la alfombra por cualquier motivo, como no está pegada, basta con levantar la alfombra y la malla. No quedará ninguna marca en el suelo. La malla antideslizante se puede lavar sin ningún problema en lavadora, con agua fría,  cuando esté muy sucia. A continuación basta con volver a poner la malla en su sitio y la alfombra encima y ya está.

Las alfombras que deben llevar malla antideslizante son:

• Alfombras pequeñas, como las de pie de cama, entradas etc, que generalmente no están sujetas por ningún elemento del mobiliario y que se deslizan con mucha facilidad.

• Alfombras pasilleras que al ser largas y estrechas se pueden mover con facilidad, máxime teniendo en cuenta que están en una zona de paso, que a veces se cruza con prisa. Estas alfombras son muy peligrosas si no están bien sujetas. Para estas alfombras, que tradicionalmente se sujetaban con la cinta doble cara, es para lo que se inventó en principio la malla antideslizante.

• Alfombras con base blanda, como los kilim  o las jarapas. Este tipo de alfombras aunque tengan gran tamaño se mueven con mucha facilidad, especialmente las esquinas, provocando peligrosos tropezones. Si la alfombra es grande y queda sujeta por un sofá o una mesa, no hace falta cubrirla toda con la malla, se puede poner una tira de 60 Cm. a lo largo de la zona que no esté sujeta, o de la zona de más paso, donde no está sujeta por los muebles.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com